Stop Radical Islam

El pulso por la catedral que llamamos mezquita

Posted by sioespain en 13 abril, 2010

El folleto que entregan a los visitantes junto con la entrada lleva el siguiente título: «La catedral de Córdoba. Testigo vivo de nuestra historia». Sin embargo, probablemente ninguno de los visitantes que formaron ríos en las estrechas calles de la judería durante la pasada Semana Santa, que tapearon en sus tabernas, que presenciaron las procesiones y entraron en las tiendas en busca de algún souvenir -una figurita de nazareno quizá- se refirieron en sus conversaciones a este templo intercultural como «la catedral», sino como «la mezquita».

O, como mucho, como «la mezquita-catedral». Entre ellos, los 118 turistas austriacos que entraron en el recinto el Miércoles Santo por la tarde, poco antes del cierre, y comenzaron a seguir el rito de oración musulmán.

Guardias de seguridad privada les advirtieron de que no podían celebrar ese acto de culto y les invitaron a continuar la visita o a abandonar el monumento. Varios individuos se enfrentaron a los vigilantes provocándoles lesiones y dos de ellos fueron detenidos por la Policía. El incidente, definido por el alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña (IU), como «un caso aislado que no empaña la imagen de una ciudad donde se respetan todas las creencias», ha reavivado el debate sobre el uso compartido del templo, una antigua reivindicación de la Junta Islámica, organización fundada en 1989 con el objetivo de articular el movimiento musulmán en España.

Córdoba se juega la capitalidad europea de 2016, un proyecto en el que, por cierto, compite con un buen puñado de ciudades españolas (entre las que se encuentran Alcalá de Henares, Burgos, Cáceres, Cuenca, Málaga, Murcia, Oviedo, Palma de Mallorca, Santander, Segovia, Tarragona y Zaragoza), por lo que el Consistorio desea pasar página cuanto antes.

Piedras recicladas
Si bajo toda catedral siempre hay un lecho de catedrales ocultas, algo parecido puede decirse de ciertas mezquitas. Restos de la basílica visigótica de San Vicente, el templo cristiano más importante de la ciudad desde el siglo V, cuyos materiales fueron aprovechados por los musulmanes, pueden observarse in situ. Después de las sucesivas ampliaciones, especialmente tras la de Alhakén II, en pleno esplendor del Califato, la mezquita de Córdoba superó a la de Damasco como modelo de referencia.

Fernando III el Santo reconquistó la ciudad en 1236 y ese mismo año se celebró la primera eucaristía de dedicación de la catedral. El patio musulman se remodeló con la construcción de los claustros y en el siglo XV se sustituyeron las palmeras por los naranjos que le dan nombre.

En 1523 empezaron las obras de la capilla mayor, el crucero y el coro, que se cubrió con una bóveda inspirada en la Capilla Sixtina. La antigua mezquita del califato de Occidente es, desde hace casi ocho siglos, la catedral de la Asunción de Nuestra Señora, la iglesia madre de la diócesis. Aunque la mayoría de los turistas que dirigen sus pasos hacia ella la citen como mezquita de Córdoba.

¿Una cuestión de marketing?
Mansur Escudero, presidente de la Junta Islámica, lamenta el altercado del Miércoles Santo, pero matiza que la confusión sobre el nombre contribuye a que ocurran estas cosas. «La publicidad y los medios de comunicación se refieren al templo como mezquita o mezquita-catedral de Córdoba.

Y no todo el mundo conoce la prohibición del Cabildo Catedralicio de realizar la oración islámica en el recinto. Los musulmanes suelen postrarse en señal de respeto al entrar a una mezquita, por lo que no es de extrañar que un turista extranjero de esta confesión lo haga cuando ingresa en un lugar que es denominado así por las diferentes instituciones.

Los guardias de seguridad no siempre lo comprenden. De todos modos, hay precedentes de rezos conjuntos -autorizados por el Obispado a finales de la década de 1970 y principios de la siguiente- en los que yo mismo he participado».

«Esos rezos se realizaron con permiso especialísimo de la Santa Sede y son una excepción a la norma. Por lo demás, es cierto que se ha fomentado poco el nombre de catedral en la publicidad turística», admite Fernando Cruz Conde, vicario general de la diócesis de Córdoba.

«Como tampoco se ha explicado suficientemente bien que gracias a la Iglesia ha sido posible que la mezquita haya llegado a nuestros días después de 775 años. Fernando III aceptó las capitulaciones desoyendo el consejo de sus capitanes para evitar la destrucción del templo por parte de los propios sarracenos. La transformación cristiana no fue abrupta, ni mucho menos destructiva, ya que aprovechó el estilo basilical que utilizaron los constructores musulmanes, que fueron influenciados por el arte hispanorromano. En pocos monumentos del mundo se ha producido un tránsito tan natural».

La polémica con la Junta Islámica ha tenido varios actos en los últimos años. En diciembre de 2006 Escudero protagonizó un rezo en la puerta del templo para protestar por la negativa del obispo de la ciudad a su uso ecuménico. «No pretendemos recuperar la titularidad del edificio ni de un Al-Ándalus nostálgico, sino construir un diálogo interreligioso. El rezo musulmán es sencillo, no tiene una liturgia especial.

Córdoba se convertiría en un referente de encuentro entre culturas y reforzaría su candidatura a la capitalidad europea de la Cultura». En cambio, el vicario general cree que «el mensaje que subyace es «márchense de aquí». El propio Mansur ha sugerido que esto va a ir a más. Se da la paradoja de que hay preceptos del islam que impiden los rezos compartidos. La oración tiene un sentido jurídico de posesión».

El folleto que acompaña al tique concluye que la visita a la catedral puede despertar la exigencia de una belleza más grande, que no se marchite con el tiempo. Tal vez una invitación para superar estériles debates terrenales.

(Fuente: Miguel Angel Barrosso)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: