Stop Radical Islam

El islamismo emprende una nueva ofensiva a escala mundial

Posted by sioespain en 8 enero, 2010

Una serie de ataques provenientes casi simultáneamente de varias de las diferentes fracciones en que está dividido el fundamentalismo islámico en diferentes partes del mundo, ha reactivado durante los últimos días el temor de que el año que se inicia esté marcado por un recrudecimiento de la violencia inspirada en el fanatismo religioso.

La nueva ola de ataques se inició con el fallido atentado contra un avión comercial que se dirigía a Detroit. Y a las decenas de ataques suicidas que durante los últimos días sacudieron a diferentes ciudades del mundo islámico, se ha sumado durante las últimas horas una escalada de amenazas y ataques por parte de fuerzas rebeldes vinculadas a la red terrorista Al Qaeda en Somalia que obligó a Naciones Unidas a suspender las operaciones humanitarias en ese país. Mientras tanto, en la república rusa de Daguestán, la guerrilla islámica que opera en el Cáucaso Norte reanudó sus ataques suicidas. Y en Inglaterra, un grupo extremista musulmán ha convocado a sus seguidores a salir a las calles portando feretros en lo que ha sido interpretado por el Gobierno del Reino Unido como una provocación que no está dispuesto a aceptar. Todos ellos son sólo algunos ejemplos de lo que los radicales islámicos tienen en mente cuando hablan de “guerra global”. Y como si todo ello fuera poco, el régimen iraní de Mahmmoud Ahmadinejad ha publicado una “lista negra” de 60 organizaciones a las que acusa de estar involucradas en una “guerra sutil” contra la “sagrada República Islámica de Irán”.

La lista está encabezada por Human Rights Watch y la fundación “Open Society” de George Soros, e incluye a numerosas organizaciones de larga trayectoria en la defensa de los derechos humanos y la promoción de la libertad y la democracia.

Están incluidos además medios de comunicación como la BBC de Londres y La Voz de América, entre muchos otros.

La virtual declaración de guerra contra tales “enemigos del Islam” va acompañada de severas amenazas contra quienes mantengan vínculos con ellos. La pena de muerte es la sanción prevista para quienes “colaboren con el enemigo”.

La acusación que pesa contra esas organizaciones y medios de comunicación consiste en que estarían promoviendo una “revolución de terciopelo” contra el régimen de Ahmadinejad, en clara alusión a movimientos democráticos que desembocaron en la caída del muro de Berlín hace 20 años, los que efectivamente contaron con el apoyo de organizaciones como Human Rights Watch y la Open Society. No es casual por eso que sea contra ellas que se dirige ahora la artillería el fundamentalismo islámico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: